lunes, 13 de junio de 2016

Caracas, 25 de diciembre

Nada más terapéutico que leer en las noches a Marguerite Duras. Empiezo a entender que el amor también es un petirrojo que canta en la ventana con un escarabajo en su boca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada